Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

¿Qué es el Despido Interior?

“No puedo creer que esto sea la vida: trabajar sin ganas, sin pasión, sin que tu trabajo te aporte nada, tampoco aporte a la empresa y menos a la sociedad.” (El Despido Interior, de Lofti El-Ghandouri)

Esta frase me impactó especialmente cuando leí el libro “El Despido Interior”, vi reflejada una parte de mi vida en esas palabras y sé que hay muchas personas que sienten esto todos los días cuando se levantan para ir a trabajar:

  • Sentarse en la silla sin ganas de trabajar y oírse decir “venga, otro día más”.
  • Desconectar durante toda la jornada laboral, abstraíd@ en tus pensamientos.
  • Sentir que hemos aparcado nuestros sueños.

Estas son algunas de las señales que te pueden indicar que te encuentras en Despido Interior.

¿Qué es?

Se define Despido Interior como la renuncia a poner empeño en el trabajo (Reinhard Höhn)

Cuando estamos en este proceso decidimos negarnos a dar lo mejor de nosotros mismos, renunciamos a aportar algo único y diferente, castigamos a la organización al privarla de nuestro mejor rendimiento y de nuestra capacidad.

Tras pasar por una serie de fases, vamos rebelándonos contra la empresa en la que trabajamos, de manera que pasamos de querer dar lo mejor de nosotros, de aportar y de cumplir por encima de nuestras expectativas a resignarnos desilusionados, dando lo mínimo exigido y esperar solamente a que llegue la hora de salir.

En definitiva, es rendirse al no encontrar la solución a una desmotivación, frustración, una rebelión silenciosa que hace que reduzcas tu rendimiento en el trabajo al mínimo para pasar desapercibid@, decides «dejar de jugar«.

Las excusas

Una persona que se encuentra en Despido interior siente la necesidad de justificarse constantemente para quedarse con cierta tranquilidad de conciencia y disimular tanto su malestar como su bajo nivel de autoconfianza. Necesita justificaciones que validen y refuercen su encierro en un trabajo que les está devorando.

Las excusas permiten justificar esa resignación y tratamos de convencernos a nosotros mismos y a nuestro entorno de que no hay otra salida, que no hay otras opciones, por lo que seguimos soportando una situación que nos está dañando convencidos de que es la única opción.

Se evita arriesgar en el trabajo, afrontar el conflicto o buscar otras oportunidades por todas las razones que empiezan con “si no fuese por…”

  • Si no fuese por mis responsabilidades familiares… ahora no puedo arriesgarme
  • Si no fuese por la hipoteca… ahora no es buen momento.
  • Esperaré a que mis hijos sean más mayores
  • No es un buen momento económico, el entorno laboral es inestable.
  • La sociedad impone este estilo de vida, si no lo hago me quedaré fuera
  • Soy demasiado mayor para cambiar, no podré encontrar un nuevo trabajo
  • Soy demasiado joven para encontrar otro trabajo

Estas son algunas de las excusas más utilizadas, ¿Cuá es la tuya?

La cultura social y empresarial de enraizarse en un puesto de trabajo, comenzar la vida laboral y jubilarse en la misma organización ha cambiado. Las nuevas generaciones demandan proyectos con los que se sientan comprometidos, identificados con los valores de la empresa para la que trabajan. La tendencia en el mercado laboral es a cambiar de trabajo cada 3 o 5 años.

¿Por qué seguimos trabajando en algo que no nos gusta?

Seguimos en proceso de Despido Interior porque no vemos ninguna alternativa, porque pensamos que no hay más remedio y nos resignamos. Según algunos estudios sólo el 55% de los trabajadores se siente motivado en su trabajo. Las continuas decepciones sobre las expectativas creadas o promesas incumplidas hacen que poco a poco vayamos cayendo en ese proceso de Despido Interior, y si no hay algo que nos haga salir cada vez nos irá erosionando más.

¿Cómo salir?

No voy a entrar a analizar quién tiene la culpa de ésta situación, eso será tema de otro blog.

Pero sí de cómo salir, eso está en tu mano. Los acontecimientos recientes que estamos viviendo no hacen sino confirmar que la única constante es el cambio. Es necesario asumir que somos responsables de nuestra vida y que no siempre podemos echar la culpa hacia fuera porque siempre tenemos la posibilidad de elegir.

El poder de decisión está en nuestras manos y eso asusta mucho ya que implica una gran responsabilidad hacia uno mismo y hacia los demás.

  • Una buena manera de comenzar a cambiar esta situación es comenzar a activar nuestra “memoria de logros”. El Despido Interior hace que bajes tu autoestima y conectes con mayor facilidad con tu “memoria de fracasos”, haciendo así que sea cada vez más difícil salir de ese círculo viciosos. Para romperlo, recuerda todas las veces que sí conseguiste lo que querías, y pregúntate qué pasaría si esta vez también consiguieras salir de esta situación y vivir la vida que quieres.
  • Prepárate: Tomar conciencia de la situación que estás viviendo y decidir que quieres cambiara ya es un paso muy importante. Ahora piensa dónde quieres llegar y qué te falta para conseguirlo. Cuando más preparad@ estés para dar el siguiente paso más fácil te será lograrlo.

El Despido interior, según Lofti El-Ghandouri tiene varias fases, y cuanto más profundo estés y más tiempo lleves en Despido Interior, más trabajo costará salir de él, pero siempre se puede. Lo importante es darte cuenta y saber que cambiar esa situación sólo depende de ti.

Si quieres dar el primer paso, te ofrezco una guía para el cambio totalmente gratuita.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: